Política

En su lucha por el poder, Evo y Lucho se culpan por la crisis, se cobran “favores” y se acusan de delitos

Fuente: El Deber.

De ida y vuelta, el Presidente desafía y dice que al final la respuesta se conocerá en las urnas y Morales asegura que hay temor en el ‘arcismo’ que “se castigue la corrupción”

A cuatro días del congreso que promueve la facción ‘arcista’ del Movimiento Al Socialismo (MAS), Evo Morales y el presidente Luis Arce están atrincherados y a fuego cruzado se acusan y se cobran “favores”.

Además, ambos alzan la voz para descalificarse mutuamente, se enfrascan en una intensa confrontación en la que se responsabilizan por la crisis económica.

Las descalificaciones y acusaciones entre las actuales autoridades del Ejecutivo y el bloque radical del MAS, abonaron el terreno para que las dos cabezas del partido azul, apunten sus discursos por el poder: Morales en busca de volver a la Presidencia y Arce con el propósito de alargar su estadía en la Casa Grande del Pueblo.

“No quieren que hagamos obras, no quieren que avancemos para después decir que la economía está mal, pero ellos (los ‘evistas’) son los culpables, hermanos, ellos son los que estrangulan, ellos son los que ahorcan la economía del pueblo boliviano. Pero, hermanas, hermanos, hay que dar una respuesta y esa respuesta seguramente la vamos a tener en las urnas, donde ahí vamos a definir estas cosas”, es la última declaración de Arce, que termina de acomodarse en la carrera electoral.

“Lucho (Luis Arce), especialmente, no quiere que Evo sea presidente, ¿por qué?, sabe Lucho que yo he sido muy radical contra la corrupción, reconozco, no he podido garantizar cero de corrupción, pero cero de tolerancia”, aseguró Morales el domingo pasado.

Ambos, Arce como Morales, se acusan mutuamente de “dividir” el MAS a través de las organizaciones sociales del Pacto de Unidad. El objetivo según ellos es “proscribir” el partido que los llevó a ambos al poder.

La arremetida de Morales contra Arce no tiene tregua y se basa en cuatro ejes: la crisis económica de la que hace responsable a Arce, una supuesta alianza con Estados Unidos y la derecha, graves actos de corrupción en los que implica a su familia, además de “proscribir” al MAS y dividir a las organizaciones sociales para fundar un nuevo partido.

“Cómo es posible (que) Lucho y David, presidente y vicepresidente, mediante sus autoprorrogados devuelvan más de 33 mil hectáreas a su ministro de la (Jeanine) Áñez, es la otra alianza, es la otra prueba de la derechización, es grave, y el primer separatista dice ‘Evo va a ir a la cárcel’, Branko Marinkovic ya es vocero de Lucho y David para qué vamos a engañarnos”, dijo Morales.

A estas palabras agregó: “Lo que están haciendo Lucho y David es prestarse a las reglas de Estados Unidos, siempre va a buscar eso (…) El gobierno de Lucho y David está operando igual que los gringos. El gobierno (de Luis Arce) es el mejor instrumento para que la derecha vuelva”, dijo el jefe de MAS.

De su lado, el presidente Arce, en una clara alusión a Morales, dijo que él y su gobierno son blanco de un duro ataque que busca dividir al partido y a sus organizaciones.

“Debemos lamentar cómo nos quieren dividir a nuestras organizaciones sociales. Cómo, hermanas y hermanos, estamos sufriendo calumnias, persecuciones, difamaciones, matonaje político, división de nuestras organizaciones sociales, pero ése es un precio que estamos dispuestos a pagar ¡para que se devuelva nuestro instrumento político a los verdaderos dueños que son las organizaciones sociales!”, afirmó Arce en el congreso tarijeño del MAS.

En esta confrontación, Morales, la pasada semana en conferencia de prensa presentó un audio en el que aseguró habla el hijo del jefe de Estado, Marcelo Arce, y según la versión de Morales, éste cuenta que su padre le dijo que se haga cargo del tema hidrocarburífero y del proyecto del litio ya que él – Arce – está concentrado en la actividad política.

Las acusaciones de Morales, si bien no lograron una respuesta directa de Arce, sí fueron atendidas por la viceministra de Comunicación, Gabriela Alcón, quien descartó la veracidad de dichos audios. De forma paralela, la Fiscalía rechazó la denuncia penal que presentó Morales contra Marcelo Arce.

En tanto, Morales volvió a desconocer al actual gobierno, que según él es el único responsable de la crisis económica, la corrupción y la división de su partido.

“Lucho y David no son gobierno del MAS-IPSP, serán gobierno de ellos. Los ministros no son militantes del MAS IPSP. Hay ministros que son siniestros, ministros comparados con Sánchez Berzaín (…) esto va a estallar tarde o temprano. Repito nuevamente, estos ministros igual que el Lucho Arce no quieren que Evo sea presidente”, insistió Morales.

Según el político y dirigente cocalero, los congresos regionales que organiza la línea ‘arcista’ son coordinados con autoridades y organizaciones “de la derecha” y dijo que una clara muestra de la derechización del Gobierno de Arce es el slogan con la palabra “unidos”. Para Morales eso quiere decir que “están unidos con la derecha”.

“Quiero que sepa el pueblo boliviano. Estos congresos, ampliados son totalmente ilegales”, dijo Morales, porque no cumplen el requisito de convocar a esas reuniones políticas con anticipación de 60 días. “En el fondo, usando al MAS-IPSP (Luis Arce), está estructurando su propio partido, unidos con la derecha”, aseguró.

Ante el discurso recurrente de Morales, el 20 de abril, Arce en su discurso ante los interculturales, conminó a ese sector y a todas las organizaciones del Pacto de Unidad, “a recuperar el instrumento político para nuestras organizaciones sociales” y en alusión a Morales dijo que ninguna persona puede adueñarse del MAS.

“Nadie puede apoderarse de algo que es ajeno (…) Nadie puede creerse dueño de nuestro instrumento político, el único dueño es el pueblo boliviano y los que han parido este instrumento político son las organizaciones sociales a la cabeza de la Csutcb, nuestra familia intercultural y las Bartolinas”, decía el presidente Arce en el congreso de la Confederación de Comunidades Interculturales Originarios de Bolivia que se realizó en Trinidad, Beni.

En tanto Morales, volvió a afirmar que está arrepentido de haber nominado a Luis Arce como candidato del MAS en 2020. Aseguró que lo hizo porque su partido no tenía más alternativas y, desde su perspectiva, no había ningún indígena que garantice que el MAS vuelva al poder.

“Quiero decir (que) me equivoqué. Nos equivocamos al nombrar (a) ‘Lucho presidente’. (Soy) sincero (…) Con un indígena no se ganaba. Pensé (en) algún abogado, ingeniero. ¡Ah!, dije: ‘un economista va a mejorar la economía’, aunque sabía que Lucho era cajero, pero (dije) ‘ha trabajado tantos años, va a poder levantar la economía’”, reiteró Morales.

La confrontación política de Arce y Morales es replicada a diario entre los dirigentes de las organizaciones sociales de ambos bandos y los legisladores del MAS: ‘arcistas’ y ‘evistas’.

Desde la oposición dan poca credibilidad a las acusaciones entre ambos políticos y la aguerra interna, más bien apuntan a los dos: Morales y Arce como los directos responsables de la crisis económica del país.

“Los dos son hermanos siameses en este desastre. Arce era ministro de Economía de Evo Morales que tuvo a Arce por más de 14 años en su gobierno y ahora Arce es el presidente porque Morales lo apadrinó, entonces, hay una directa corresponsabilidad del Presidente y del expresidente para responderle al país del gran daño económico al Estado”, dijo el diputado de Comunidad Ciudadana, Carlos Alarcón.

En este escenario se prepara para el 3, 4 y 5 de mayo el congreso del MAS del bloque renovador o ‘arcista’ que se realizará en la ciudad de El Alto. Serán tres días en los que se elegirá una nueva directiva del MAS, se lanzará “una nueva tesis política” del MAS, según el ministro de Gobierno, Eduardo Del Castillo, y se consolidará una nueva candidatura de Arce a la presidencia.