Nacional

ANP condena el ataque cibernético a la web de EL DEBER y llama a proteger la libertad de prensa

Fuente: El Deber.

“Este tipo de ataques buscan silenciar las voces críticas y generar caos en la sociedad”, dijo el presidente de la ANP, Jorge Carrasco

La Asociación Nacional de la Prensa (ANP) repudió enérgicamente el ataque informático que sufrió la página web de EL DEBER entre la noche del domingo 5 y la madrugada del lunes 6 de mayo. El hecho, que impidió la publicación de noticias durante varias horas y difundió mensajes de odio e incitación a la violencia, fue calificado por el medio como un atentado contra la libertad de prensa.

“Condenamos toda acción deliberada que afecte o busque impedir el trabajo de los medios”, expresó el presidente de la ANP y vicepresidente de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) para Bolivia, Jorge Carrasco.

“El periodismo independiente es un pilar fundamental de la democracia y este tipo de ataques buscan silenciar las voces críticas y generar caos en la sociedad”, sostuvo.

El ataque a EL DEBER, el diario líder de Bolivia con 71 años de trayectoria, se produjo a través de la vulneración de su sistema de gestión de contenidos (CMS), lo que imposibilitó a los periodistas actualizar la página web. En su lugar, aparecieron mensajes que incitaban al odio y difundían información falsa.

Esta no es la primera vez que intentan silenciar la voz del medio de comunicación. Durante mucho tiempo hemos soportado ataques de ‘guerreros’ digitales y grupos de poder que buscan afectar nuestra credibilidad y acabar con uno de los pocos medios de comunicación independiente que aún se mantiene vigente en Bolivia.

La ANP recordó que el artículo 296 del Código Penal de Bolivia establece como delito contra la libertad de prensa toda acción que impida o estorbe “la libre emisión del pensamiento por cualquier medio de difusión, así como la libre circulación de un libro, periódico o cualquier otro impreso”. La sanción para los responsables es la reclusión de seis meses a tres años y multa de treinta a doscientos días.