Yacuiba

Salomé Sánchez sería la mujer yacuibeña más longeva de Bolivia

FUENTE: RED UNO.

En la comunidad de El Palmar, en Yacuiba, resplandece la vida de la señora Salomé Sánchez Cruz, quien recientemente celebró sus 116 años. Con ello, se convirtió en la mujer más longeva de Bolivia. Nacida el 18 de mayo de 1908 en Cortaderal, a 50 kilómetros de Yacuiba, Doña Salomé representa la fuerza y la tradición del pueblo guaraní.

A pesar de su avanzada edad, Doña Salomé aún sorprende por su lucidez. Aunque no conversa extensamente, responde con frases claras a las preguntas que le hacen, demostrando una mente ágil. Su vida ha estado marcada por la fortaleza y el amor familiar. De sus seis hijos, cinco aún la acompañan, mientras que uno falleció en la adolescencia y otro emigró a Argentina, sin regresar jamás.

El pasado sábado, rodeada de familiares, amigos y admiradores, Salomé celebró su cumpleaños con una emotiva jornada. A través de una iniciativa de una radio local, se recolectaron víveres y enseres que fueron entregados a la anciana. La banda de música de la Escuela Básica Policial de El Palmar amenizó la ocasión, creando un ambiente de alegría y emoción.

El secreto de su longevidad parece radicar en su alimentación y estilo de vida tradicionales. Según Carmen Ordóñez, mburuvicha (capitana) guaraní, la dieta ancestral basada en maíz, mote, anko, y carnes silvestres ha sido fundamental. Ordóñez recordó con cariño cómo Doña Salomé o ‘mamá Salomé’ la animaba a comer chicharrón de chicharras y otras delicias guaraníes.

“No vamos a llegar a esa edad. Porque nosotros nos estamos criando con arroz, fideo, arroz, fideo. No hay otra cosa. Sin embargo, los papás los han criado de otra forma. Con puro mote, maíz pelado, anko y arapasi, el que decimos nosotros ahora”, narró la autoridad guaraní a el diario El País.

A pesar de sus 116 años, Doña Salomé mantiene una notable fortaleza física. Solo presenta problemas en una rodilla y en la vista, lo que no impide que se mantenga en pie con la ayuda de sus hijos. Su hija Cristina recuerda cómo, hasta los 100 años, Salomé disfrutaba bailando el pin pin en las festividades del Arete Guasu.

La celebración de sus 116 años no solo destacó su resistencia física y mental, sino también la unión y solidaridad de la comunidad guaraní. Salomé Sánchez Cruz es ahora un símbolo viviente de la longevidad y la riqueza cultural del pueblo guaraní, una mujer cuya vida es una lección de historia, resiliencia y amor familiar.

Con su increíble historia de vida, Doña Salomé se erige como la mujer más longeva de Bolivia, superando a Julia Flores Colque, quien ostentaba el récord con 118 años hasta su fallecimiento en 2019 en Cochabamba. Así, en El Palmar, en el corazón del Chaco boliviano, ‘mamá Salomé’ sigue siendo un faro de esperanza y un ejemplo de la profunda conexión entre la tradición y la longevidad.

Doña Salomé es verdadero tesoro viviente, y su historia de vida es una inspiración para todos.