Política

Justicia determina que no hay pruebas del fallecimiento del hijo con Morales

FUENTE: LA RAZÓN.

Pese a que ya se absolvió a Gabriela Zapata del caso en el que presuntamente tuvo un hijo con el expresidente Evo Morales, todavía surge nueva información en relación al caso.

De acuerdo con la sentencia del Tribunal de Sentencia Cuarto de La Paz, el hijo entre Morales y Zapata nació vivo y no existen pruebas de un presunto fallecimiento.

“De las pruebas del Ministerio Publico y de las declaraciones efectuadas por la procesada como medio de defensa, se ha podido establecer que el hijo de Juan Evo Morales Ayma y la imputada ha nacido vivo y ha sido registrado por el propio padre ante el Oficial de Registro Civil, sin que hasta la fecha se haya presentado alguna probanza de que este menor haya fallecido”, señala la sentencia.

El caso inició hace ocho años, en 2016, cuando el periodista cruceño Carlos Valverde denunció la existencia de un hijo no reconocido, pero registrado civilmente, entre Morales y Zapata, quien desempeñaba la función de gerente comercial de la empresa china CAMC.

El hecho despertó polémica y reacciones en la opinión pública. Además, se denunció un tráfico de influencias entre el exmandatario y la empresaria.

Morales admitió públicamente en 2016 que tuvo un hijo con Zapata, pero afirmó que el niño había fallecido. Denunció que se usaba el caso con el objetivo de desacreditarlo. En ese entonces, Morales debía enfrentar el referéndum que determinaría si podía ir a una tercera repostulación o no.

Debido a que Zapata sostenía que esto era falso, se inició un caso en su contra por el delito de trata y tráfico de personas. Durante ocho años se la investigó, a quien se acusó de haber suplantado al hijo que tuvo con Morales.

Las acusaciones señalaban que Zapata pretendía presentar a otro niño ante un juez como el hijo legítimo de Morales.

Además, el documento señala que Zapata declaró que el niño estaba bajo la tutela del expresidente desde su nacimiento; con el argumento de que le haría tratar una enfermedad.

El pasado 30 de abril se absolvió a Zapata del caso, junto a otras 10 personas, y festejó que ‘se hizo justicia’. Esa oportunidad, calificó al caso de ‘armado y político’.

La sentencia determinó que las acusaciones carecían de fundamentos para considerarse válidas y no se logró probar la suplantación de algún menor.