Internacional

Advierten que el plan de Biden para Gaza “no es un buen acuerdo”

FUENTE: EL PAÍS.

El presidente de Estados Unidos, en declaraciones emitidas la semana pasada describió como un plan de tres fases presentado por el gobierno de Netanyahu busca poner fin a la guerra.

Un asistente del primer ministro Benjamín Netanyahu confirmó el domingo que Israel había aceptado un acuerdo marco para poner fin a la guerra en Gaza que ahora promueve el presidente estadounidense Joe Biden, aunque lo describió como defectuoso y necesitado de mucho más trabajo.

En una entrevista con el Sunday Times de Gran Bretaña, Ophir Falk, principal asesor de política exterior de Netanyahu, dijo que la propuesta de Biden era “un acuerdo que acordamos; no es un buen acuerdo, pero queremos desesperadamente que los rehenes sean liberados, todos ellos”.

“Hay muchos detalles que resolver”, dijo, añadiendo que las condiciones israelíes, incluida “la liberación de los rehenes y la destrucción de Hamás como organización terrorista genocida” no han cambiado.

Biden, cuyo apoyo inicial a la ofensiva de Israel ha dado paso a una abierta censura por el alto número de muertes civiles de la operación, aireó el viernes lo que describió como un plan de tres fases presentado por el gobierno de Netanyahu para poner fin a la guerra.

La primera fase implica una tregua y el regreso de algunos rehenes retenidos por Hamás, después de lo cual las partes negociarían un cese indefinido de las hostilidades para una segunda fase en la que los cautivos vivos restantes quedarían libres, dijo Biden.

Esa secuencia parece implicar que Hamás seguiría desempeñando un papel en acuerdos incrementales mediados por Egipto y Qatar, un posible choque con la determinación de Israel de reanudar la campaña para eliminar al grupo islamista respaldado por Irán.

Biden ha elogiado varias propuestas de alto el fuego en los últimos meses, cada una con marcos similares al que describió el viernes, pero todas fracasaron. En febrero dijo que Israel había acordado detener los combates durante el Ramadán, el mes sagrado musulmán que comenzó el 10 de marzo. Tal tregua no se materializó.

El principal punto conflictivo ha sido la insistencia de Israel en que sólo discutiría pausas temporales en los combates hasta que Hamas sea destruido. Hamás, que no muestra señales de dar un paso al costado, dice que liberará a los rehenes sólo si busca un fin permanente a la guerra.

En su discurso, Biden dijo que su última propuesta “crea un mejor ‘día después’ en Gaza sin Hamás en el poder”. No dio más detalles sobre cómo se lograría esto, y reconoció que “hay una serie de detalles que negociar para pasar de la fase uno a la fase dos”.

Falk reiteró la posición de Netanyahu de que “no habrá un alto el fuego permanente hasta que se cumplan todos nuestros objetivos”.

Netanyahu está bajo presión para mantener intacto su gobierno de coalición. Dos socios de extrema derecha han amenazado con huir en protesta por cualquier acuerdo que consideren que evite a Hamás. Un socio centrista, el ex general Benny Gantz, quiere que se considere el acuerdo.

Hamás ha acogido provisionalmente la iniciativa de Biden, aunque un alto funcionario del grupo, Sami Abu Zuhri, dijo el domingo que “Hamás es demasiado grande para ser ignorado o marginado por Netanyahu o Biden”.

Un día antes, otro funcionario de Hamás, Osama Hamdan, dijo a Al Jazeera: “El discurso de Biden incluyó ideas positivas, pero queremos que esto se materialice en el marco de un acuerdo integral que satisfaga nuestras demandas”.

Hamás quiere garantizar el fin de la ofensiva en Gaza, la retirada de todas las fuerzas invasoras, la libre circulación de los palestinos y ayuda para la reconstrucción.

Israel busca dejar atrás la experiencia de octubre

Los funcionarios israelíes han rechazado eso como un retorno efectivo a la situación que existía antes del 7 de octubre, cuando Hamás, comprometido con la destrucción de Israel, gobernaba Gaza. Sus combatientes precipitaron la guerra al cruzar la valla fronteriza hacia Israel, matando a 1.200 personas y tomando más de 250 rehenes, según los recuentos israelíes.

En el posterior ataque israelí que ha devastado gran parte del empobrecido y asediado enclave costero, más de 36.000 palestinos han muerto, dicen funcionarios médicos de Gaza. Israel dice que 290 de sus tropas han muerto en los combates.